NUESTRO PERIÓDICO DESDE SU FUNDACIÓN EL 13/06/2010 AL DÍA DE LA FECHA

216.000 LECTORES EN 10 MESES

DÍA 13/05/2011- 3.240 ENTRADAS

NACIMOS LIBRES, SOMOS LIBRES Y CONTINUAREMOS SIENDO LIBRES

viernes, 8 de abril de 2011

CAMPAÑA MUNDIAL POR LA EDUCACIÓN EN MELILLA

MENORES SIGUEN SIN ESCOLARIZAR EN MELILLA 
PORQUE SUS FAMILIAS NO ESTÁN EMPADRONADAS 

La necesidad de escolarizar a cerca de X menores 
que residen en la ciudad e incluso han nacido en Melilla 

Luis Hidalgo: Pese a llevar varios años en Melilla y contar con el apoyo del Defensor del Pueblo, la administración no les escolariza, según critican los miembros de varias organizaciones en el Día Mundial por la Educación. 
Las entidades organizadoras del Día Mundial de la Educación en Melilla reiteran, como lo hicieron el año pasado, en la necesidad de escolarizar a cerca de X menores que residen en la ciudad e incluso han nacido en Melilla, pero que no van a la escuela porque la administración se niega a reconocer este derecho fundamental ya que sus familias no están empadronadas. 
Cuando se planteó este problema el curso pasado ante la Dirección Provincial del ME, en el ámbito de esta campaña, la respuesta fue equivalente a negar la existencia del problema. Cuando, posteriormente al final de la Campaña, las entidades participantes en la campaña mundial de la educación integrantes de EAPN-Melilla, continuaron preocupándose del problema, no consiguieron ningún avance tras la entrevista mantenida con el delegado del gobierno, ni con el actual director provincial del ME. 
En síntesis, la Administración pública se niega a reconocer el derecho a la escolarización de menores en situación administrativa irregular en Melilla. Nosotros discrepamos de la postura que la Administración pública mantiene en este asunto, y como mediación, proponemos analizar la memoria del defensor del pueblo español del año 200 . Una vez que la Dirección Provincial de Melilla, y el Ministerio en Madrid comunicaron sus informes respectivos al Defensor del Pueblo, este consideró que no se ajustaba a derecho la petición de tarjeta de residencia para la escolarización en Melilla en las etapas obligatorias y postobligatorias, si bien la aceptó, con una condición, “siempre que a efectos de empadronamiento no se exijan más requisitos que los que se derivan de la normativa sobre régimen local de aplicación, ni, en concreto, requisitos que de alguna manera restrinjan o impidan el empadronamiento de extranjeros cuya situación en nuestro país no sea regular”. 
Es decir, el problema se traslada al derecho de los menores y sus familias a empadronarse, sea cual sea su situación administrativa, lo cual no se realiza en Melilla, según declaraciones públicas de las autoridades locales. 
La Dirección Provincial de Melilla argumentó dos cuestiones importantes, que pueden ser discutibles: en primer lugar, consideró el efecto de escolarización de estos menores en las elevadas ratios de los colegios e institutos de la ciudad, lo cual es cierto de hecho, pero también lo es que se debe más a la lentitud en las que se han realizado las construcciones escolares y a la falta de planificación, pues construir un colegio de infantil y primaria nuevo, como se ha hecho, más de una década después de que fuera necesario, provoca que ahora la red de centros siga siendo insuficiente en el momento actual, pero no por la invasión de menores extranjeros, sino por falta de previsión en una ciudad con una natalidad de las más altas de España. 
El segundo argumento es el denominado “efecto llamada”, o miedo a escolarizar a menores extranjeros que en realidad no son residentes de hecho, apoyado en el bajo nivel socio-económico de la zona marroquí fronteriza, lo que podría colapsar los colegios de la ciudad. Pero este argumento, que puede ser compartido, no puede provocar que paguen justos por pecadores. Negarse a estudiar caso a caso, o negarse a saber qué niños están en tránsito y qué niños están en situación administrativa irregular, provoca una situación injusta, y una dejadez de funciones denunciable. 
En los próximos meses se realizará el proceso de escolarización del curso que viene, y las elecciones a la Ciudad Autónoma. Los menores en situación administrativa irregular, y sus familias, no votan. Según opinan las entidades organizadoras del Día Mundial de la Educación en Melilla, eso no debería ser un argumento para que, un año más, haya niños y niñas sin colegio en Melilla.